Seguimos trabajando!

Guillermo Arribas28-Abr, 2020Coronavirus , Uganda
“Las consecuencias del CoronaVirus se están dejando ver en el Norte de Uganda, tal y como ocurre en el resto del mundo. No solo aquellas consecuencias directas, ya que la cifra oficial de contagiados sigue siendo afortunadamente baja a día de hoy, sino también las indirectas. A nivel socio-económico las medidas de contención de la pandemia tienen graves efectos en el día a día de las personas, sobre todo para aquellas que dependen de la venta ambulante y viven a expensas de los beneficios diarios. Las medidas de restricción de movimiento en Uganda han afectado también a las ONGs, y durante semanas hemos visto limitada nuestra acción. 
Aquí, en el Distrito de Yumbe, donde trabajamos con población local y aquella refugiada en el Campo de Refugiados de Bidi Bidi, se frenó toda la actividad y esto ha tenido consecuencias directas sobre nuestros proyectos en Agricultura y Salud (junto a nuestros compañeras de Idiwaka). 
Afortunadamente, hemos conseguido llegar a un acuerdo con las autoridades gubernamentales, para actividades tan determinantes y fundamentales para las personas, como son aquellas relacionadas con la comida y la salud. Hoy por hoy podemos decir con alegría que se han puesto en marcha las distribuciones de más de de 7.000 semilleros en Bidi Bidi, además de semillas para llenar los “kitchen gardens”. 
En la misma línea, y siempre cumpliendo con las directivas nacionales de prevención contra el COVID-19, volvemos a trabajar en las Clínicas Móviles de Bidi Bidi dando servicio a las personas más vulnerables, niños, ancianos y aquellos que padecen enfermedades crónicas. Al mismo tiempo, nuestras voluntarias de Idiwaka, Patri y Goretti, sigue peleando en la Maternidad y el resto de servicios del Health Center IV de Lodonga (Yumbe), donde la formación, organización y respuesta ante el Coronavirus serán fundamentales en caso de que se cumplan los peores presagios. 
No podemos olvidarnos del Health Center III en Oje, Adumi, frontera con la República Democrática del Congo, donde continuamos trabajando en proyectos de Agua y Saneamiento, como la construcción de nuevas letrinas y el sistema de recogida de agua en tanques. 
Confiamos en que las medidas gubernamentales mantengan a raya la enfermedad, pero no por ello debemos descuidar nuestras actividades aquí. Mientras duren las restricciones, las condiciones diarias  para los ugandeses serán más y más duras (inflación, escasez de productos, agotamiento de los ahorros, aumento del desempleo…), por tanto, seguimos trabajando en los proyectos que atienden las necesidades de cientos y cientos de personas. 
 
Un abrazo -con distancia de seguridad- desde el Norte de Uganda.”