Africa Directo
EN PORTADA



BUSCAR
Colabora con Africa Directo
Vivir del cuento:

Acaban de sacar este articulo sobre la cooperación en general, y desde Africa Directo queremos que lo conozcas para que sigamos luchando contra un sistema que tiene que mejorar. Esto es lo que dice un periodico desde el sur, y nosotros deberiamos trabajar todos juntos mejor, para que desde el sur nos vean de otro modo, mucho mas eficientes y éticos en nuestro trabajo por y con los demás.

Opinión:

Vivir del cuento

Los burócratas internacionales prostituyen el sistema.

Por: Acisclo Valladares Molina

De la misma forma que la burocracia se ha encargado, en tantos países, de alejar al Estado de sus fines, también los burócratas internacionales se han encargado de alejar de los suyos a sus instituciones y, así, se ha llegado a extremos que rayan con la infamia. En muchos proyectos de “cooperación” internacional, el 85 por ciento de los recursos, e incluso más, se los comen los burócratas y, con suerte, llega el restante 15 por ciento a lo que constituían sus propósitos. La burocracia internacional, la que debería de estar al servicio de aquellos que la pagan, se ha llegado a olvidar que los sueldos que devenga no vienen de otra parte que de los mismísimos impuestos que pagamos. Son estos efectivamente –los impuestos que pagamos usted y yo, amigo lector, y los que pagan los habitantes de Japón, de Corea o de la India, de Estados Unidos o de España– los que hacen que sean posibles los organismos internacionales y con estos, el pago de sus burócratas.

Otro tanto ocurre con las subvenciones que dan tantos estados a organizaciones no Gubernamentales, muchas de las cuales consumen la mayor parte de sus recursos en el pago de su propio personal y, especialmente, en el de más alta jerarquía.

La percepción que se tiene de los organismos internacionales no es buena y la burocracia internacional viene poniéndolos en el gravísimo riesgo en que se encuentran y que puede llevarles incluso, hasta al colapso. Los grandes contribuyentes de estos organismos, desde hace bastante tiempo, ya  se han venido cansando del asunto y, finalmente, empiezan también a hartarse los demás. La verdad de las cosas, es que cuando nada se tiene, hasta recibir las migajas de aquel 15 por ciento o menos, porción de los recursos que no se habrían consumido por el aparato burocrático, resulta no solo importante sino vital pero el abuso ha llegado ya ha colmar el vaso, incluso de los países más beneficiados con la exigua ayuda indignados por la ingratitud que impera en el sistema, un abuso burocrático que no puede sostenerse.

La burocracia internacional y la de muchas entidades no gubernamentales, se han acostumbrado a vivir del cuento. Mucha música, pero nada de ópera… ¿Qué ópera podría darse, en fin, cuando los burócratas se tragan, y literalmente, hasta la última de las notas?

© AFRICA DIRECTO