Africa Directo
EN PORTADA



BUSCAR
Colabora con Africa Directo
INFORME DE LA EMERGENCIA EN MALAWI

 

 

 

 

JUSTIFICACIÓN  DEL PROYECTO EMERGENCIA ALIMENTARIA EN ALINAFE, MALAWI

 

 

 


El Coordinador de Africa directo, las autoridades locales y tradicionales preparados para iniciar el reparto de alimentos, semillas y fertilizantes

 

 

 

 

 

 

 

Entidad beneficiaria: ALINAFE NUTRITION AND REHABILITATION  CENTER - ÁFRICA DIRECTO

Título: PROGRAMA DE EMERGENCIA CONTRA LA HAMBRUNA EN LAS REGIONES DE MWADZAMA Y MWASAMBO (NKHOTAKOTA, MALAWI) (2005-2006)

País: MALAWI

Periodo de ejecución: Noviembre 2005 – Mayo 2006

Sector de Cooperación: EMERGENCIA

Presupuesto año: 2005/2006

 

 

 

 

 

País  / Area geográfica Distrito de Nkhotakota, Malawi, África

Periodo de ejecución  Noviembre 2005 – Mayo 2006

Fecha de elaboración Septiembre 2006

 

 

 

Esperando pacientemente que se empiece el reparto, ni la esperada lluvia ni el cansancio tras la larga caminata desde sus poblados disminuyen su alegría. Hoy es una fiesta y todos los celebran. Ha llegado el alimento, las semillas y los fertilizantes. La proxima cosecha es posible y podrán trabajar sus campos para lograrlo.
1.- DATOS DE PRESENTACION DEL PROYECTO

 

Sector de destino en el país receptor Regiones de Mwadzama y Mwasambo, Distrito de Nkhotakota, Malawi

 

Contraparte

Alinafe Nutrition and Rehabilitation Center a través de África Directo

 

Entidades públicas o privadas, españolas o extranjeras, participantes en el proyecto y a qué título.

África Directo

Manos Unidas

Junta de Extremadura

Ayuntamiento de Alcobendas

AECI

 

2.- DURACIÓN

Fecha de inicio

Noviembre 2005

Fecha de finalización

Mayo 2006

Periodo total de ejecución del proyecto (en meses)

7 meses

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3.- FINANCIACION TOTAL

Coste total

592.714  € (coste inicial del proyecto)

 

821.031,11 € (coste final /real del proyecto).

 

NOTA: Dicho incremento del coste total del proyecto se debe al extraordinario incremento de los precios de los alimentos (maíz y judías) frente a los precios inicialmente previstos. Dicho incremento se debió a la escasez de oferta (debido a la sequía generalizada en África) y al aumento de la demanda de alimentos por parte de las agencias de asistencia que trabajan en la región.  La subida de precio fue cubierta por África Directo a través de donaciones privadas.

 

Otras aportaciones disponibles

· Públicas españolas

Junta de Extremadura 20.000 euros

Ayuntamiento de Alcobendas 10.000 euros

AECI 300.000

· Locales

África Directo 376.031,11 euros

·

 

 

4.- DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO Y DEL MECANISMO DE EJECUCIÓN

4.1. Descripción resumida del proyecto original.

Combatir la hambruna en las áreas vulnerables de Mwadzama y Mwansambo durante un periodo de siete meses, hasta la próxima cosecha. Distribuir raciones alimentarias para paliar la carencia de alimentos prevista que supone un riesgo para la supervivencia de la población más vulnerable cuyo número asciende a 32.104 personas. Además se proveerán semillas y fertilizantes para garantizar la seguridad alimentaria en el medio y largo plazo (rompiendo así la continuidad de esta situación de desastre alimentario durante los próximos años).

 

4.2. Descripción resumida del proyecto ejecutado y de sus mecanismos de ejecución, con explicación de las modificaciones realizadas sobre el proyecto original.

 

 

La época agrícola en Malawi se extiende de Octubre a Marzo y durante estos meses, el resultado de la siembra depende casi exclusivamente del clima y las precipitaciones.

Durante la época de siembra de 2004-2005 las lluvias fueron muy escasas, lo que provocó que las plantaciones de maíz, producto básico en Malawi, y de otros alimentos, se echaran a perder, poniendo en peligro miles de vidas.

 

Cuando se conoció la grave situación por la que iba a pasar el país, Gobierno y Organizaciones Internacionales comenzaron a trabajar para aliviar, en la medida de lo posible, la gran hambruna que se avecinaba.

 

En ese mismo momento, África Directo comenzó a desarrollar un programa de ayuda que se coordinaría desde el Hospital de Alinafe, candidato idóneo por contar con una experiencia sobre el terreno de más de seis años en coordinación y gestión de proyectos de desarrollo así como de emergencia.

 

El gobierno no disponía de suficientes reservas para hacer frente a esta necesidad y tenía una capacidad comercial limitada para importar los alimentos necesarios para cubrir dicho déficit.  La unidad de logística de DFID/UE así como el Programa Mundial de Alimentos (WFP) fueron los encargados de gestionar la mayor respuesta.  DFID/UE distribuyeron ayuda alimentaria en la región central y norte del país así como en las siguientes regiones en el sur: Mangochi, Balaka, Mwanza, Neno, Blantyre y Thyolo.  El programa Mundial de Alimentos (WFP) cubrió principalmente la región sur, aunque mantiene sus relaciones con sus contrapartes en otras áreas y Alinafe es, y sigue siendo, contraparte implementadora de los programas de nutrición del WFP en el área del Sur de Nkhotakota, en la región central.  Por ello, el eje de actuación sería la zona de Mwadzama, zona original de actuación de Alinafe y Mwansambo, zona a la que se podía llegar desde Alinafe por su proximidad a Mwadzama.

 

 

Para llevar a cabo este plan de ayudas, era necesario focalizar la intervención hacia la población más necesitada. Es decir, se tenía que hacer un estudio exhaustivo de la población de la zona e identificar a aquellas personas que se encontraran en mayor situación de riesgo.

 

Durante los meses previos a iniciarse el programa, desde Alinafe, se realizó dicho estudio mediante una metodología de focalización comunitaria. Es decir, se trabajó estrechamente con los jefes de las aldeas de la zona para tratar de localizar a la población más vulnerable entre los más pobres (ancianos, huérfanos, enfermos de SIDA, niños…)

 

Tras dicho estudio se elaboró un informe detallado con los nombres de los beneficiarios, según la zona donde vivían, la situación en la que se encontraban y un presupuesto de la ayuda básica que necesitarían para sobrevivir: alimento (maíz y judías) y semillas y fertilizantes para poder hacer frente a la siguiente temporada de siembra.

 

Este programa de ayuda requería de una gran movilización de la población de la zona, por lo que Alinafe decidió trabajar de la forma en que lo ha estado haciendo hasta ahora con los diferentes programas que posee: trabajando estrechamente con las comunidades locales de su área de actuación. Gracias a esta metodología de trabajo, se ha creado una relación de confianza con los líderes locales que ha resultado crucial para el éxito de los programas y que resulta extremadamente valiosa en el momento de coordinar un programa como el que se ha llevado a cabo.

 

El papel de Alinafe ha sido el de organizar y dirigir la provisión de los alimentos, semillas y fertilizantes así como el transporte de dichos productos a los almacenes designados y posterior distribución a los beneficiarios. Además, la dirección de Alinafe fue la encargada de monitorear todo el proceso de distribución y coordinar el trabajo de todos los grupos implicados. Para este propósito se organizaron reuniones bimensuales con el equipo de trabajo de Alinafe, los voluntarios, las ONG y otras instituciones que trabajan en la zona de acción, los DEC (District Executive Comitees) y líderes comunales.

 

El staff de Alinafe así como el grupo de voluntarios designados para trabajar durante este programa de emergencia han estado coordinados y dirigidos por la dirección de Alinafe y se encargaron de la correcta distribución de los alimentos, semillas y fertilizantes a los grupos vulnerables identificados.

 

En todo momento, las comunidades locales han estado involucradas a través de los “comités de emergencia”. Estos comités han tenido un papel importante en varias fases del proyecto como son: selección de los beneficiarios, elaboración de los registros y verificación de que los beneficiarios seleccionados cumplieran los criterios acordados.  Además, ofrecieron su apoyo durante el reparto de alimentos en los puntos de distribución.

 

Los trabajos preparatorios del programa tuvieron lugar durante los meses de septiembre y octubre (elaboración y actualización de los registros de beneficiarios, impresión y distribución de la cartilla de racionamiento, capacitación del personal, etc.). Las tareas de logística se iniciaron y desarrollaron en su mayoría durante el mes de octubre y durante la totalidad del programa (la distribución de alimentos, semillas y fertilizantes).

 

La selección y acondicionamiento de los almacenes se realizó la primera semana de octubre. Las once subzonas de trabajo atendidas tuvieron un punto de distribución mientras que 6 de las mismas tuvieron asimismo un almacén. Para aquellas subzonas que no disponían de almacén, se utilizaron los almacenes cercanos con  capacidad de almacenaje suficiente. Por ejemplo, para Kasipa y Mkaika, se utilizó el almacén de Alinafe. Estos almacenes fueron custodiados por un vigilante para que no hubiera hurtos. Las instalaciones eran seguras, en condiciones higiénicas satisfactorias y libres de riesgo de contaminación o plagas.

 

Desde Alinafe se coordinó el transporte de los bienes a los almacenes mensualmente así como la distribución de los bienes en los puntos de entrega. En todo momento se minimizaron las pérdidas y el deterioro que pudieran sufrir durante su manipulación.

 

Alinafe organizó reuniones bimensuales con todas las instituciones relevantes para el programa: el DEC (District Executive Comitee), las ONG y otras instituciones que trabajan en el área de actuación, los líderes comunales así como con el equipo de trabajo contratado de Alinafe y los voluntarios.

 

En estas reuniones se compartió información sobre las áreas de actuación, el listado de beneficiarios, las raciones distribuidas, los retos encontrados (dificultades/soluciones propuestas), las expectativas y preocupaciones de los beneficiarios y los donantes, etc.

 

Un cambio realizado en la fase de trabajos previos fue el anular la creación de cartillas de racionamiento. La razón fue el abaratamiento de los costes ya que en ese momento ya se preveían subidas en el precio de los alimentos debido a su escasez y alta demanda. Este cambio no suposo ningún impedimiento al buen funcionamiento del programa ya que Alinafe llevó el registro gracias a la colaboración de los voluntarios que se encargaron, minuciosamente, de hacer el seguimiento de quiénes recibían la ayuda y en qué cantidad lo hacían.

 

© AFRICA DIRECTO